La certificación energética se basa en la obtención de un documento que describirá lo eficaz que es un inmueble en cuanto al consumo de energía.

Se determina la Calificación Energética del bien mediante una etiqueta energética.

El presente documento está regido por el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril, en el que se aprueba el “Procedimiento Básico para la Certificación de Eficiencia Energética de los Edificios” Con entrada en vigor a nivel Nacional desde 14/05/2013.

¿Qué inmuebles están obligados a obtener el Certificado Energético?

Inmuebles privados:

  • Será exigible para todos los inmuebles privados en los contratos de compraventa o arrendamiento a partir del 1 de Junio de 2013. Tanto en Edificios o partes del mismo, nuevos o ya existentes.

Inmuebles públicos:

  • Los edificios o unidades de edificios existentes ocupados por una autoridad pública a los que se refiere el Artículo 2.1.d = (Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, siempre que no dispongan de un certificado en vigor)

¿Cómo realiza el trabajo el Técnico Habilitado?

El técnico deberá acometer los siguientes pasos:

  • Visitar físicamente el inmueble.
  • Hacer mediciones, fotografías, comprobaciones y toma de datos. 
  • Trasladar la información de campo a los programas homologados.
  • Redactar las medidas de mejora de la eficiencia energética.
  • Redacción del Certificado Energético y entrega al cliente.

¿Para qué sirve la etiqueta energética?

Es una imagen que sirve para identificar los elementos básicos de la etiqueta, que la hacen fácilmente reconocible, incluyen la escala de clasificación con siete clases energéticas. Los colores van del verde oscuro (indica alta eficiencia energética) al rojo (baja eficiencia energética). Se pueden añadir hasta tres clases adicionales, A+, A++ y A+++, a la primera escala de clasificación desde A hasta G.

Por qué hay que mirar la etiqueta

  • A la hora de comprar un electrodoméstico nuevo, el comprar uno de clase A o F puede tener importantes consecuencias en el medioambiente por sus muy dispares consumos de energía (y por tanto emisiones en el ambiente) y sobre nuestro bolsillo. A la larga, un electrodoméstico de eficiencia energetica A consumirá mucha menos luz y agua que uno de clase F. Tenlo en cuenta.
  • Comparando un par de modelos de un electrodomésticos no por el precio sino por su clase de eficiencia energética, estaremos haciendo una inversión de futuro y ayudando al medioambiente con menores emisiones de gases contaminantes.

Cómo interpretarla

  • Existen 7 clases de eficiencia, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes.


comments powered by Disqus
Ir arriba